jueves, 9 de junio de 2016

LLUMERES: LA PLAYA DE HIERRO




Esta entrada es continuación del articulo publicado en este blog en Febrero de 2016: Descripción Geológica de la Ensenada de Llumeres en el se describía la geología del perfil del Cabo Peñas a la Ensenada de Llumeres. En este articulo describiré, con mas detalle, las actividades mineras realizadas en esta zona y los materiales objeto de aprovechamiento.

ANTECEDENTES:

Figura nº 1: Producción de hierro en Asturias 
 La Mina de Llumeres es una explotación de hierro que funciono durante más de 100 años y fue la más importante de hierro de Asturias aportando un 40% del total de la producción de la región y cuyo máximo histórico se alcanzo en la década de los años 60.  En el siguiente gráfico se puede ver la evolución de la producción de hierro en los principales yacimientos de la región incluido el de Llumeres:

La Mina se encuentra en la Parroquia de San Nicolás de Bañugues en el Concejo de Gozón (Asturias). Las instalaciones mineras se localizan junto al mar en la Ensenada de Llumeres y se accede a las mismas por una pista asfaltada que sale de la Carretera GO-1 a la altura del PK 4,7 junto a un área recreativa.  En la siguiente figura se puede ver el mapa de situación (SIGNA) de la Ensenada de LLumeres.

Figura nº 2: Mapa geográfico con la situación de la Ensenada de Llumeres.
En la siguiente ortofoto se puede ver la situación de las infraestructuras que todavía se conservan de las antiguas instalaciones mineras de Llumeres (principalmente edificios y la pequeña dársena):

Figura nº 3: Ortofoto (IMap) con la situación de las principales instalaciones mineras.
GEOLOGIA:

Geológicamente nos encontramos muy cerca del Cabo Peñas situados en la parte noroccidental de la Región de Pliegues y Mantos de la Zona Cantábrica, muy cerca del dominio de la Zona Asturoccidental leonesa y por esta causa esta zona presenta aspectos estratigráficos y estructurales comunes con ambas Zonas, incluyendo una sucesión casi completa del Ordovícico–Silúrico, lo cual es excepcional dentro de la Zona Cantábrica. Además de su interés geológico esta el paisajístico encontrándose la zona catalogada como Paisaje Protegido por su característica rasa costera. En la siguiente imagen se puede ver el mapa geológico del Cabo Peñas con indicación de la situación de la Mina de Llumeres:

Figura nº 4: Mapa geológico con indicación de la situación de la Mina de Llumeres

ESTRATIGRAFIA:

En la Ensenada de Llumeres, y de W a E, aparecen las siguientes formaciones: Pizarras de Formigoso, Areniscas de Furada y Calizas de Nieva (Complejo de Rañeces) de edad geológica Silúrico–Devónico y cuya disposición estratigráfica se puede ver en la siguiente columna estratigráfica, tomada de la Hoja del MAGNA: 

Figura nº 5: Columna litoestratigráfica del MAGNA.

A continuación describiré e ilustrare cada una de estas formaciones:

Formación Pizarras de Formigoso:

Figura nº 6: Pizarras negras
Se localiza en la mitad occidental de la Ensenada. A partir de la Punta de Sarreo y  sobre las Calizas del Miembro Viodo de la Formación Castro, mediante un contacto neto, se localiza un conjunto que presenta una marcada uniformidad litológica: pizarras negras ampelíticas con delgadas capas de cuarcitas más claras y más abundantes hacia la parte superior, tal como se puede ver en la siguiente fotografía realizada en el acantilado al W de la Ensenada: Al estar intensamente replegada no se conoce la potencia de esta formación pero se le atribuye un espesor de 300 metros por comparación con otros lugares de la Cordillera Cantábrica donde se la ha podido medir.

Figura nº 7: Pistas a muro de una pizarra
En base a su situación estratigráfica y a su contenido en graptolites se le asigna una edad Llandovery- Wenlock. 

En La Ensenada de Llumeres no he visto fósiles, solo he encontrado pistas en algunas superficies de estratificación (ver fotografía), alguna de ellas, aunque algo desgastada, podría corresponder al tipo cruziana:



Formación Areniscas de Furada:
Equivalente a las Areniscas de San Pedro del Sur de la Cordillera Cantábrica. Se trata de un conjunto de areniscas ferruginosas (ironstone) que forman un amplio sinclinal y están en contacto por cabalgamiento sobre las Pizarras de Formigoso, aunque en el mapa del SIGECO, la más reciente cartografía del IGME, aparece como un contacto normal repetido por falla. En la siguiente imagen se puede ver una fotografía de este contacto donde las areniscas ferruginosas están en contacto con pizarras negras muy replegadas.

Figura nº 8: Contacto mecánico de las Areniscas de Furada con las Pizarras de Formigoso.

Figura nº 9: Contacto normal
La parte más baja de la formación esta constituida por unos 20-30 metros de pizarras negras con capas gruesas de cuarcita pardas formando una especie de transición a las infrayacentes Pizarras de Formigoso (ver siguiente fotografía), salvo que se considere que la Formación Furada empieza en el primer nivel de areniscas ferruginosas como sugieren algunos autores.

Figura nº 10: Areniscas ferruginosas
En la parte inferior de la formación y por encima de las pizarras negras se sitúan 50 metros de areniscas ferruginosas rojizas que alternan con areniscas menos ferruginosas y delgados niveles pizarras grises y verdes tal como se puede ver en la  fotografía de la derecha.

Las capas más ricas (que tienen entre el 40 y el 50% de oxido de Fe) son capas oolíticas y se encuentran hacia la parte inferior del tramo ferruginoso, hacia arriba se va pasando a areniscas con cemento ferruginoso con un menor contenido en óxidos de Fe. En la siguiente fotografía se pueden ver un detalle de la fotografía anterior con un potente nivel de areniscas ferruginosas rojizas con niveles de chamosita (capas de color verde) un filosilicato del grupo de las cloritas. Se puede observar la existencia de estratificación cruzada.

Figura nº 11: Detalle de la fotografia de la figura nº 10


Figura nº 12: capa de pizarras chamositicas
En la siguiente fotografía se puede ver un detalle de una capa de pizarras verdes chamositicas dentro de una potente capa de areniscas muy ferruginosas.

La chamosita es un filosilicato del grupo de las cloritas de formula muy compleja con Fe, Mg y Al, ademas de Si y suele aparecer en los yacimientos de hierro que han sido sometidos a metamorfismo.


En la siguiente fotografía se puede ver el aspecto de detalle de esta mineralización ferruginosa (areniscas oolíticas y cemento ferruginoso):

Figura nº 13: Oolitos ferruginosos con cemento del mismo tipo.

Figura nº 14: Capa nº 1 en la Playa de Llumeres
En la Capa nº 1 formada por areniscas oolíticas ferruginosas se encuentran abundantes braquiópodos (Spirifer cf. Vulcani), que llegan a constituir una autentica lumaquela de bivalvos, tal como se puede ver en la fotografía de la derecha y en la fotografía de detalle de la figura nº 18.
Por encima del tramo ferruginoso que constituye la base de la formación, aparecen de 100 a 150 metros de areniscas menos ferruginosas, incluso blancas, con más niveles pizarrosos tal como se puede ver en la siguiente fotografía, donde se puede ver la existencia de algunos niveles con estructuras canalizadas.

Figura nº 15: Alternancia de cuarcitas y pizarras
La formación termina con 100 metros de pizarras oscuras alternando con final capas de areniscas de grano mas fino con mucho menos hierro. El espesor total de la Formación se evalúa en 220 – 250 metros de los que 190 metros han sido medidos y el resto corresponderían al tramo afectado por el cabalgamiento de Punta Narvata.

Figura nº 16: Paleocanal en areniscas ferruginosas
A lo largo del afloramiento se pueden ver numerosas estructuras sedimentarias, como laminaciones horizontales, estratificaciones cruzadas planas y en surco y estructuras canalizadas como la de la fotografía de la derecha. También se pueden ver ripples asimétricos de oleaje, tal como se puede ver en la siguiente fotografía en un plano de estratificación muy bien expuesto en marea baja.

Figura nº 17: Estratos de areniscas ferruginosas con ripples
La edad de la mayor parte de la Formación Areniscas de Furada seria Ludlow, aunque en su parte inferior podría llegar al Wenlock y en su parte más alta alcanzar el Devónico Inferior (Lochkoviense). 

Figura nº 18: Areniscas ferruginosas con braquiopodos
Truyols & Julivert (1976) mencionan la existencia de Spirifer cf. vulcani en el corte de Llumeres (capa nº 1), en el afloramiento de las areniscas ferruginosas oolíticas que hay en la playa he podido comprobar la existencia en esta misma capa de una lumaquela con los mencionados braquiopodos como se puede apreciar en la fotografía de la derecha y de otra lumaquela con gran cantidad de crinoideos tal como se puede comprobar en la siguiente fotografía:

Figura nº 19: Areniscas ferruginosas con crinoideos
También son frecuentes las pistas de reptación en el muro de algunos estratos areniscos:

Figura nº 20: Pistas en el muro de un estrato de areniscas ferruginosas
La Formación Areniscas de Furada presenta una disposición horizontal, en contraste con las infrayacentes Pizarras de Formigoso y de las suprayacentes Calizas de Nieva que están intensamente replegadas. Esta disposición se aprecia muy bien en las fotografía aéreas y en marea baja es posible discurrir, de forma continua, sobre los niveles de areniscas ferruginosas a lo largo de 450 metros entre la Playa de Llumeres y la Punta Narvata.  

El Complejo de Rañeces (Formación Calizas de Nieva):
Encima de las Areniscas de Furada se sitúa el Complejo de Rañeces (equivalente al Complejo La Vid del Sur de la Cordillera Cantábrica) un conjunto carbonatado pizarroso constituido por 4 formaciones: las Calizas de Nieva, las Dolomías de Bañugues, las Calizas y Pizarras de Ferroñes y la Caliza de Arnao. El Complejo esta muy bien representado entre Llumeres y Bañugues faltando solo los términos más bajos a causa del contacto por cabalgamiento de la Formación Caliza de Nieva con las Areniscas de Furada en la Punta Narvata. Arbizu evalúa en 120 metros el espesor del tramo de formación desaparecido por este contacto mecánico.
Figura nº 21: Formación Calizas de Nieva
 En este trabajo me referiré solamente a la Formación Calizas de Nieva que aparece en la mencionada Punta Narvata que marca la terminación oriental de la Ensenada de LLumeres. Esta formación se divide en una parte inferior (“Capas inferiores de Nieva”) con un espesor de 50 a 100 metros y que esta formada por calizas grises, margas y dolomías alternando con areniscas finas (ver fotografía de la izquierda) con faunas bentónicas predominantemente de braquiópodos y tentaculites, así como crinoideos y briozoos.


El resto de la Formación (“Calizas Superiores de Nieva”) esta compuesta por calizas grises en bancos gruesos, mas delgados y con margas según se va hacia el techo, con una potencia de 250 a 350 metros.

Figura nº 22: Spiriferido.
Es una formación muy fosilífera con una gran cantidad de braquiópodos y tentaculites. Su edad geológica seria Gediniense Superior- Sieginiense Medio-Superior (Lochkoviense-Praguiense). Dentro del contenido faunístico son de destacar los braquiópodos con costillas muy marcadas y un surco del tipo “spirifer” como el de la  fotografía de la derecha (Mucrospirifer?).


También abundan los braquiópodos de concha mas plana con costillas más finas de los que hay varios géneros durante el periodo devónico:

Figura nº 23: Braquiopodo de concha plana.
Figura nº 24: fósiles en un plano de estratificación
Como he mencionado, también son muy abundantes los tentaculites llegando a aparecer en grandes cantidades en los planos de estratificación (ver fotografía de la izquierda), junto a conchas de braquiópodos y briozoos ramificados. Son del orden Tentaculitida (Ordovícico temprano – Devónico tardío) caracterizados por presentan una ornamentación a base de anillos transversales. De ellos solo se sabe que eran animales marinos (moluscos?) de ambientes y hábitos de vida muy variados (bentónicos y pelágicos) aparecieron en el Ordovícico, prosperaron en el Silúrico y en el Devónico y desaparecieron al final de este ultimo periodo. En la siguiente fotografía se puede ver un detalle de la anterior. 

Figura nº 25: Detalle de la foto anterior: tentaculites, briozoos , crinoideos y braquiopodos.

TECTONICA:

Figura nº 26: Pliegues en las Pizarras de Formigoso.
Como ya he mencionado el comportamiento respecto a la deformación es muy distinto para cada formación. Así mientras que las Pizarras de Formigoso presentan un comportamiento dúctil con la aparición pliegues isoclinales muy apretados con una muy desarrollada esquistosidad de crenulación como se puede ver en la fotografía de la derecha. En las Areniscas de Furada no aparece este tipo de deformación salvo a gran escala (Sinclinal de Llumeres), a escala de afloramiento  solo se pueden ver algunas fracturas y fallas poco importantes, aunque se menciona la existencia de fracturas afectando al paquete férrico en la Mina de Llumeres siendo este uno de los motivos que propicio su abandono. En la siguiente fotografía se aprecian unas grietas de tensión dentro de una de las capas de areniscas ferruginosas.

Figura nº 27: Grietas de tensión una capa de areniscas ferruginosas (Playa de Llumeres)
Las Calizas de Nieva formadas por una alternancia de calizas, dolomías y margas, vuelven a presentar una gran ductilidad, aunque algo menor que la de las Pizarras de Formigoso, y vuelven a aparecer pliegues muy apretados como los que pueden ver en la siguiente ortofoto y que están situados en la Punta Narvata, justo después del cabalgamiento de las Areniscas de Furada sobre las Calizas de Nieva:

Figura nº 28: Ortofoto de la Punta Narvata con el cabalgamiento y los pliegues.

Figura nº 29: Pliegue en la base del acantilado
Se trata de pliegues simétricos, cerrados, que se pueden observar claramente en marea baja, en fotografía de la derecha se puede ver la terminación periclinal de uno de los pliegues que parecen en la ortofoto anterior. 
La respuesta al esfuerzo es variada según el tipo de material afectado, así en estratos calcáreos más gruesos aparecen pliegues en cofre con un núcleo isoclinal muy apretado, como el que se puede ver en la siguiente fotografía en la que, ademas del pliegue, se puede ver la rasa del Cabo Peñas al fondo:

Figura nº 30: Pliegue compuesto (en cofre y isoclinal apretado) al fondo el Cabo Peñas
Como se ha mencionado los contactos entre las distintas formaciones son mecánicos y están constituidos por cabalgamientos que se pueden ver en el siguiente mapa geológico, basado en la cartografía geológica continua del IGME y modificado para solucionar un error cartográfico: en el visor cartográfico del IGME la Punta Narvata se cartografía como Areniscas de Furada cuando son materiales devónicos de la Formación Nieva. Curiosamente en el antiguo mapa de la serie MAGNA la cartografía geológica es correcta.

Figura nº 31: Mapa geológico del SIGECO corregido
En la siguiente figura de puede ver un perfil de la estructura, modificado de la memoria de la Hoja del MAGNA, en el que se aprecia la disposición estructural de las Areniscas de Furada y los dos cabalgamientos que limitan la estructura. También están representadas las sucesivas plantas de la explotación minera.

Figura nº 32: Corte del Sinclinal de Llumeres (MAGNA)

EL CRIADERO Y LA MINA:

El yacimiento tiene una larga historia pues ya se le cita como el sitio de donde obtenían el mineral de hierro los astures del castro de la Campa Torres en Gijón y posteriormente los conquistadores romanos que también obtenían mineral en este criadero según se deduce del análisis de varios lingotes encontrados en excavaciones arqueológicas en la misma Campa Torres. 
En 1.859 el yacimiento de LLumeres volvió a ser descubierto por tres lugareños de San Nicolás de Bañugues que constituyeron la Compañía Minera de Gozón que comenzó la explotación del mineral mediante una galería horizontal de 8 metros de longitud excavada en un banco de areniscas ferruginosas de 5 metros de espesor de dirección E a W y buzamiento de 45º S, localizado en el acantilado de la Playa de Llumeres entre capas de pizarras.
Las dificultades de transporte del mineral, los bajos precios del mismo y la escasez de recursos hicieron que en 1.861 la mina fue vendida a la empresa Duro y Compañía que ante la falta de comunicaciones terrestres (carretera o FFCC) decide sacar la producción por mar hasta el puerto de  Gijón mediante vapores de 30 toneladas que atracan en un primitivo muelle de madera construido en la Ensenada de Llumeres, y desde el Musel por tren a los Altos Hornos de la empresa en la Felguera. En la siguiente fotografía se puede ver el pequeño espigón con las tolvas para la carga del mineral en los barcos que aun existe.

Figura nº 33: Darsena y muelle de LLumeres con las tolvas para la carga del mineral
Figura nº 34: Pequeño vapor en el Musel
En 1906 se crea la Sociedad Metalúrgica Duro-Felguera como resultado de la fusión de la Sociedad Duro y Compañía y Sociedad Hullera y Metalúrgica de Asturias. Esta nueva empresa dobla la producción en la Mina de Llumeres, pasando de 22.500  a 46.000 toneladas para poder sacar esta producción se amplia el puerto sustituyendo el cargadero de madera por otro de obra que se puede ver en la fotografía de la figura anterior y capacidad para acoger vapores de 300 toneladas como el de la fotografía de la derecha en la que se puede ver al  carguero a vapor Luis C. De Los Cobos en el Puerto del Musel.

Figura nº 35: Locomotora minera de vapor.
También inicia el tendido de un cable aéreo de 7,5 kilómetros hasta el FFCC de Carreño, este sistema se convirtió en el principal medio de evacuación de la producción dada la complejidad de la via marítima en una área tan peligrosa para la navegación como el Cabo Peñas. En la fotografía de la izquierda se puede ver una locomotora minera de vapor (la Pilar) de la Sociedad Duro Felguera.

En la siguiente imagen se pueden ver las instalaciones de evacuación de la producción minera en Llumeres: cargadero, cable aéreo y muelle:

Figura nº 36: Instalaciones de evacuación del mineral en la Ensenada de Llumeres
En 1917 se inicia la perforación mecánica de los pozos construyéndose un castillete para albergar la maquinaria. En la siguiente imagen se puede ver una antigua fotografía de la Mina de Llumeres  en funcionamiento con sus instalaciones, incluido el castillete, talleres y el cargadero en la playa:

Figura nº 37: Vista de la Mina de Llumeres
En 1960 se agota el criadero principal y en 1967 la empresa presenta un expediente de crisis y cese de las actividades. Según el informe técnico de cierre el motivo del cierre es la presencia de fosforo, sílice y alúmina en el mineral de la capa 4 que es la única en explotación por tener una ley superior al 45%, además se menciona la desaparición de la mencionada capa mineralizada por la presencia de fallas. Las inversiones a realizar continuar la explotación del yacimiento no se justificaban por la escasa calidad de un mineral de baja reductibilidad. En el siguiente cuadro se pueden ver los análisis químicos del mineral de la capa 4 la única explotada en Llumeres:
La producción total de hierro hasta el año 1952 ascendió a 2.466.000 toneladas de las que 2.000.000 se destinaron a los Hornos de Duro-Felguera y el resto se exportó. En el siguiente gráfico (Morales Matos 1976) se puede ver la evolución de la producción en el Yacimiento de Llumeres a lo largo de su historia:
Figura nº 38: Producción de mineral de Fe en Llumeres

Las reservas de mineral de la zona se estiman en 4,2 millones de toneladas de las que casi la mitad tendrían leyes del 35 al 42%. Si además se considerara una profundidad de explotación de 200 metros estas reservas ascenderían a 16 millones de toneladas.

Las instalaciones de la Mina de Llumeres, debido a la orografía del lugar, se sitúan escalonadamente y eran: casa de maquinas, castillete del pozo, clasificadora del mineral, zona de carga y estación del cable. Además estaba el puerto de embarque, el deposito de madera y la lampistería. Los trabajadores tenían a su disposición un almacén, un taller mecánico, las oficinas y la casa de aseos. De este conjunto de edificios quedan en pie un almacén y taller mecánico, el edificio de oficinas y casa de aseo, la casa de máquinas, la estación de clasificación del mineral y el puerto de embarque. En la siguiente fotografía se puede ver la situación de algunos de estas  construcciones sobre el terreno:

Figura nº 39: Vista actual de las instalaciones de la Mina.
Navegando por Internet he encontrado algunos informes antiguos sobre las minas de Llumeres de los que sacado las figuras más interesantes, pura historia geológica:

En la siguiente figura se puede ver el antiguo plano geológico del criadero del Cabo Peñas realizado por Adaro y Junqueras con las minas que lo beneficiaban: Pozo Llumeres, Pozo Rucao y Pozo Simancas.

Figura nº 40: Mapa geológico de Adaro & Junquera

En el siguiente perfil dibujado por Hernández Sampelayo (1957) se grafían las dos ramas del grupo minero: la de Rucao y la de Llumeres, correspondiendo la primera el flanco occidental del complejo pliegue de Llumeres y la segunda el flanco oriental del mismo. Tambien se indican los pisos y plantas de la Mina de Llumeres:

Figura nº 41: Perfil de Hernandez Sampelayo

En la siguiente imagen se puede ver un antiguo plano con la cartografía de los "paquetes férricos":

Figura nº 42: Plano cartografico con la situación de los niveles productivos

MINERALIZACION:

El numero de capas mineralizadas es de 5 y el grado de mineralización oscila entre el 30 y el 50%. Solo se han sido objeto de explotación tres de ellas con leyes de Fe por encima del 45%: a saber la 2ª con una potencia de 0,5 metros y una ley del 45,5% de Fe y del 24% de Si, la 3ª con una potencia de 0,75 metros y una ley del 48-50% de Fe y un 19% de Si y la la 4ª, la única explotada en Llumeres, con una potencia de 2,20 metros y una ley del 50-53% de Fe y 15% de Si.
Las mineralizaciones son de hematites (Fe2O3) de color rojo violáceo con brillo metaloideo y untuoso al tacto (ver fotografía de la Figura nº 13). Su textura es granular o pizarrosa formada por granos de cuarzo con envueltas hematíticas cementados por sílice coloidal, laminillas y escamas de oligisto. Los granos pueden llegar a poseer un tamaño considerable adquiriendo aspecto oolítico (oolitas ferruginosas). García Ramos (1987) basándose en la presencia de Cromo considera que el Fe es de origen volcánico procedente de la meteorización subaérea de rocas volcánicas de carácter básico coetáneas.

Figura nº 43: Origenes del hierro de Llumeres

Las capas mineralizadas de oolitas ferruginosas pueden interpretarse como depósitos de alta energía pertenecientes a medios litorales someros. Su génesis puede ser primaria  vinculada a oscilaciones del nivel del mar y a variaciones de la concentración de hierro disuelto. En la siguiente imagen se puede ver un gráfico con la distribución y abundancia de las rocas ferruginosas oolíticas a lo largo de la escala geológica. En este blog encontrareis un articulo con este tipo de rocas en el Jurásico de la Cordillera Ibérica.

Figura nº 44: Distribución estratigráfica de los depósitos de rocas oolíticas ferruginosas

Durante el Paleozoico abundan por todo el mundo las facies oolíticas ferruginosas relacionadas con facies detríticas en mares templados a fríos. En los ambientes litorales, especialmente en aquellos restringidos por barreras o en cuencas someras, las variaciones del nivel del mar dan lugar a variaciones cíclicas en la cantidad de oxigeno disuelto (Eh), en el pH y en las concentraciones de materia orgánica, sulfatos y hierro disuelto. En los episodios transgresivos la baja concentración de oxigeno puede aumentar la concentración de hierro disuelto (Fe+2), hierro que precipitaría cundo sube la concentración de oxigeno. Las oscilaciones del nivel del mar dan lugar a  periodos reductores se produce la concentración de coloides de hierro mientras que en los periodos oxidantes se produce la precipitación rápida.
En la siguen la siguiente imagen se puede ver un esquema muy simple de la formación de estos depósitos ferruginosos:

Figura nº 45

La alternancia de cuerpos oolíticos y de pelitas pueden explicarse por las migraciones de barras en un ambiente litoral somero. García Ramos et al. (1987) sitúan las acumulaciones de hierro oolítico en el Paleozoico de Asturias sobre una plataforma epicontinental que pasa por tres fases distintas de sedimentación repetidas sucesivamente en el tiempo y controladas por etapas transgresivo-regresivas:

Estas tres tapas serian:

A)    Fase de sedimentación siliciclástica activa: en una situación regresiva se producirían importantes aportes de terrígenos a la plataforma con la creación y migración de cuerpos arenosos, la excavación y relleno de canales, etc… En esta fase no hay acumulaciones de Fe.
B)   Fase de interrupción de los aportes: en una situación transgresiva se produce la liberación de fe en el continente que se concentra en la llanura costera o zonas litorales someras, formándose los ooides de Fe que son transportados y acumulados en forma de cuerpos tipo sand-wave sobre cuerpos arenosos de la fase anterior generándose un ciclo negativo que culmina con una capa de oolitos ferruginosos que puede tener una fauna bentónica relativamente diversificada (crinoideos, braquiópodos, etc…).
C)   Fase de erosión y redistribución de sedimentos: se generan tempestitas  arenosas con lutitas y grandes bancos arenosos (sand-ridges) y canales de base plana. Debido a que los sedimentos proceden de la removilización de los depósitos de las dos fases anteriores las concentraciones de Fe son más bien bajas. 

En la siguiente figura se puede ver una representación grafica de estas fases, modificado de García Ramos et al.(1987):


Figura nº 46
En Llumeres se exploto el flanco NW de una estructura sinclinal invertida (ver perfil de la figura nº 32), este flanco esta fallado lo que ocasiona que los niveles ferruginosos estén duplicados aumentado considerablemente la productividad de la explotación y a la vez originando su abandono.   

Figura nº 47: Bocamina en Llumeres
Las labores mineras constaban de  siete plantas y tres pisos. La explotación comenzó por la parte más superficial mediante pisos y fue extendiéndose en profundidad mediante el método de cámaras y pilares en capas con un buzamiento de 80º, la máxima profundidad alcanzada fue de -276 mbnm. El mineral se extraía por un plano inclinado que comunicaba la primera planta con el primer piso a cota 6,77 msnm y el exterior de la mina. En la imagen de la derecha se puede ver la bocamina de Llumeres:

En la misma playa se puede ver una antigua galería, hoy hundida, con restos de la entibación y una surgencia de agua altamente ferruginosa, procedente sin duda de la inundación de la abandonadas galerías mineras.

Figura nº 48: Surgencia de agua fregonas en una antigua bocamina (Playa de LLumeres)
Es muy característica y distintiva de otras playas de la zona, la coloración rojiza que adquieren las aguas de la Ensenada de Llumeres y que se puede ver en las ortofotos de Google. El color rojizo es debido a la presencia de mineral de Fe en la playa y en los acantilados y al lavado del mismo, sobre todo después de alguno de los temporales que frecuentemente azotan esta costa. En la ortofoto del titulo y en la siguiente fotografía se puede ver la tonalidad rojiza de las aguas de la Ensenada de Llumeres:

Figura nº 49: Agua teñida de rojo en la dársena de Llumeres.





No hay comentarios:

Publicar un comentario