domingo, 14 de julio de 2019

PRIMER RESTO DE DINOSAURIO EN EL CRETACICO INFERIOR DE ASTURIAS




El motivo de este post es la descripción del primer resto óseo de un gran vertebrado (posible dinosaurio) encontrado en el Cretácico Inferior de la Cordillera Cantábrica, concretamente el fósil se ha encontrado en los afloramientos de esta edad situados en Antromero (Gozón; Asturias). 

SITUACION GEOGRAFICA:

Antromero es una pequeña localidad costera del municipio de Gozón (Asturias) cuya capital es Luanco. Geográficamente se localiza en la parte oriental del Cabo Peñas entre las localidades de Candas y Luanco accediéndose a la misma por la carretera AS-239 que la comunica con Gijón. En la figura nº 1 se puede ver el mapa geográfico (SIGNA) de la zona:

Figura nº 1: Mapa geográfico de Antromero (Gozón; Asturias)

Antromero presenta una topografía suavemente ondulada cubierta de prados con cotas comprendidas entre los 70 y los 0 msnm. La zona esta drenada por el Arroyo de la Granda o de Pielgo que desemboca en la Playa de San Pedro y algunos otros de menos entidad. 

Tal como se puede apreciar en la cartografía Antromero presenta una costa muy accidentada formando una pequeña península entre las ensenadas de Antromero y de Luanco. En esta península hay numerosas calas de arenas y piedras y acantilados verticalizados. En la siguiente imagen enumero estos accidentes costeros aunque debo de hacer notar que hay discrepancias en las denominaciones según las distintas fuentes que se tomen:    

Figura nº 2: Ortofoto de la costa de Antromero.

ENCUADRE GEOLOGICO:

Estructuralmente la zona corresponde a la Unidad de Somiedo de la Región de Pliegues y Mantos una de las principales Unidades Tectónicas en que se divide la zona Cantábrica y que se pueden ver en la siguiente imagen:

Figura nº 3: Mapa de Unidades Tectónicas de la Rodilla Asturiana.

Figura nº 4: Esquema tectónico.
Geológicamente la zona esta caracterizada por la presencia de una compleja serie paleozoica que aflora entre los Cabos Peñas y Torres ambos accidentes geográficos importantes en la costa asturiana.

La zona se caracteriza por presentar una serie de pliegues apretados de dirección NE-SW, tal como se puede ver en el perfil de la siguiente figura correspondiente al Esquema Tectónico de la Hoja del MAGNA de Gijón:

En la siguiente figura se puede ver el perfil geológico de la zona entre el Cabo Peñas y el Cabo Torres con el tren de pliegues formado por el Anticlinal de Candas y los sinclinales de Antromero y Perlora. 

Figura nº 5: Perfil geológico. 

La Península de Antromero corresponde a un afloramiento de materiales del Cretácico Inferior dispuesto discordantemente sobre el zócalo paleozoico tal como se aprecia en la siguiente figura (González Fernández el al 2004): 

Figura nº 6: Mapa geológico de detalle de Antromero.

El Cretácico se dispone sobre terrenos mas antiguos según nos desplazamos de Este a Oeste, así en La Playa de San Pedro de Antromeno el Cretácico se dispone sobre los depósitos en facies flysch de la Formación Olleros (Namuriense) del núcleo del Sinclinal de Perlora. Hacia el Oeste el Cretácico se va disponiendo sobre terrenos paleozoicos cada vez más modernos, así en la Playa del Bigarral el Cretácico se sitúa sobre la Formación Piñeres (Areniscas del Devónico Superior) que con un espesor total de 380 metros presenta un magnifico corte en esta Playa:

-   24 mts: limolitas grises con crinoideos y nódulos de pirita depositadas en una plataforma submareal.
-     177 metros: areniscas ferruginosas de grano fino a medio, bien estratificadas con laminaciones cruzadas, de ripples y paralelas con barras y canales de marea. Se depositaron en un medio litoral de llanuras de marea.

Figura nº 7: Exposición de las Areniscas de Piñeres en la Playa de La Gangantera.

-      82 metros: arcillas abigarradas muy bioturbadas con algunas areniscas ferruginosas muy porosas depositadas en zonas restringidas protegidas por las barras de marea de la facies anterior.  
-       99 metros: lutitas y limolitas bioturbadas con intercalaciones de estratos de cuarcita y areniscas de base plana y techo ondulado con laminaciones paralelas y de ripples. Corresponden a depósitos de turbiditas de baja intensidad. 

Figura nº 8: Bioturbacion (Zoophycus). 

Se trata de una secuencia casi completa de la Formación que evoluciona desde las limolitas submareales a las areniscas ferruginosas de llanura mareal arenosa con formación de zonas protegidas con sedimentación mas fina entre las barras de marea. Tras una rápida transgresión se establecen ambientes sedimentarios mas energéticos de talud continental con depósitos de turbiditas.

Figura nº 9: Niveles de acumulación de braquiopodos en las Calizas de Candas.

La edad de esta Formación es Frasniense (Devónico Superior).

Entre la Isla del Carmen y la Punta del Campo de Riba el Cretácico se dispone discordantemente sobre la Formación Candas que con un espesor de 265 metros se divide en 5 tramos:

-      25 metros: Calizas y calizas arcillosas rojizas y/o amarillentas.
-      110 metros: Calizas masivas arrecifales.
-      50 metros: calizas con crinoideos, braquiópodos y corales rugosos.   
-      40 metros; Calizas masivas con estromatoporoideos globosos y corales.
-  40 metros: margas y calizas margosas con braquiópodos, crinoideos, corales y trilobites.

La edad de esta Formación es Givetiense (Devónico Medio). 

En Antromero ambas formaciones están muy bien expuestas, pero se encuentran muy replegadas lo que dificulta de gran manera el levantamiento de un corte continuo.

Sobre este Paleozoico se dispone discordantemente el Cretácico algunos autores han sugerido que el Cretácico se dispuso sobre un zona peneplanizada (Sánchez de La Torre) pero la evidencia es que se dispuso sobre un paleorelieve con zonas muy planas (Playa del Bigarral) y otras con relieve positivo (Acantilado del Pedrero de la Baseta).  Como parece indicar el acuñamiento lateral y desaparición de la Formación Peñaferruz en este último lugar que se puede ver en la siguiente fotografía: 

Figura nº 10: Discordancia angular entre cuarcitas de la Formación Piñeres y la Formacion Antromero. 

El CRETACICO:

En la Península de Antromero el Cretácico se dispone suavemente inclinado hacia el Norte (20-30º) y afectado por una serie de flexuras o pliegues muy laxos como los que se pueden ver en la Isla del Carmen cuando la marea esta baja formando una sucesión de sinclinal-anticlinal-sinclinal. 

Figura nº 11: Pliegues suaves en el Cretácico de Antromero.

El Cretácico se apoya discordantemente sobre el Paleozoico mediante una superficie neta que presenta indicios de una larga exposición en un clima tropical o subtropical con la presencia de rocas detríticas muy alteradas a arcillas rojas y superficies con formación costras ferruginosas por rubefacción. 

Figura nº 12: Discordancia de la Formacion Peñaferruz sobre la Formación Piñeres.

En algunos sitios (Playa de Luanco) el contacto con el Paleozoico es por falla presentándose verticalizaciones de los estratos cretácicos por efecto del arrastre de las mismas, tal como se puede ver en la siguiente fotografía donde los estratos cretácicos llegan a verticalizarse tal como se puede ver en la siguiente fotografía:

Figura nº 13: Estratos cretáceos (Formacion Antromero) verticalizados por efecto de arrastre de falla en la Playa de Luanco (Gozón, Asturias).
  
Estratigráficamente el Cretácico de Antromero esta compuesto por dos únicas formaciones: la Formación Peñaferruz y la Formación Antromero, estas dos formaciones solo aparecen al Norte de la Falla de Llanera y no se las encuentra en la denominada Franja Móvil Intermedia o Cuenca de Oviedo-Pola de Siero.

La zona ha sido estudiada desde antiguo y ya en 1.936 Karremberg levanto la siguiente columna litoestratigráfica del Cretácico:  



FORMACION PEÑAFERRUZ:

Su estratotipo esta definido en Peñaferruz (Gijón) donde se apoya sobre la Formación Lastres (Jurásico Superior) y esta formado por un conjunto de sedimentos siliciclásticos de 220 metros de potencia compuestos por un primer nivel de 70 metros de espesor formado por conglomerados silíceos (“2ª pudinga”) sobre los que se sitúan 150 metros de conglomerados y gravas silíceas con intercalaciones de areniscas y limolitas. En la zona de Antromero el espesor de esta formación es mucho menor (de 22-28 metros), llegando a desaparecer en el Pedrero de La Basera. 

En la Playa de San Pedro de Antromero y en el Pedrero de la Basera es donde mejor se ve el contacto de esta Formación con el Paleozoico formado por un nivel irregular de 0,5 - 1 metros de espesor formado por brechas o conglomerados inmaduros de cantos cuarcíticos angulosos con matriz arenosa y que pueden presentar cemento ferruginoso. Encima de esta brecha basal se sitúan 2 metros de con un nivel de cantos de cuarcita que se acuña y lateralmente se une al nivel basal. Las arenas son de color gris claro con tonalidades amarillentas y a techo llevan un nivel con fragmentos de cortezas de arboles y lignito. 

Figura nº 15: Brechas en la base de la Formación Peñaferruz. Debajo las Areniscas de Piñeres muy meteorizadas.

Encima aparece un tramo de 1 metro de espesor de arenas finas amarillas que van pasando a arenas arcillosas grises con lignito y a margas grises con un nivel de calcarenitas bioclásticas de grano grueso.

Otra buena exposición de esta Formación se localiza en la Punta del Campo de la Riva  donde la discordancia sobre el Paleozoico esta tapada pero en el acantilado se puede ver una sucesión de areniscas de grano fino con niveles decimétricos de gravas y cantos cuarcíticos con matriz arenosa  y muy irregulares y de arcillas anaranjadas y amarillentas. Cerca del muro aparecen una capa de lignito de 0,5 – 1 metro de potencia con grandes fragmentos de corteza de arboles y algún lentejón de conglomerados con cemento ferruginoso y por encima niveles de arenas mas o menos consolidadas con laminaciones cruzadas y superficies de acumulaciones de fragmentos de cortezas de pinos, junto a arenas blancas muy bioturbadas. Estos niveles fueron antaño explotados artesanamente para obtener “arena de fregar”. 

Figura nº 16: Arenas blancas y arenas con óxidos de Fe, niveles bioturbados y capas de lignitos (cortezas de pinos). 

La Formación termina con un alternancia de niveles bioclásticos con estratificación lentejonar (dunas?) en capas que se adaptan unas a otras de muro plano y techo ondulado con acumulaciones de grandes gasterópodos cónicos con niveles arcillolimosos de color marrón-anaranjado y tonos verdosos y morados con bioturbación por raíces.

Figura nº 17: Estratos limoarcillosos con bioturbacion por raíces a techo de la Formacion Peñaferruz.
El limite superior de la Formación Peñaferruz viene marcado de forma constante en toda la Península por la presencia de un nivel arcillolimoso de color gris claro con una intensa bioturbación sobre el que se sitúa erosivamente la Formación Antromero.  

Figura nº 18: Contacto de la Formación Peñaferruz con la Formación Antromero.
   
Figura nº 19: Madera de pino Cretácico.
Tanto los conglomerados como las areniscas con cantos fueron depositados por corrientes fluviales de alta energía en un medio con canales entrelazados o “braided”, estas facies aparecen en la parte mas baja de la formación y hacia el techo van pasando a areniscas bioturbadas por raíces y lutitas oscuras arenosas con vegetales correspondientes a depósitos de llanura deltaica y areniscas arcillosas bioturbadas con abundante materia orgánica y vegetales piritizados depositadas en un abanico deltaico costero o prodelta. 
Los restos fósiles son muy escasos y se reducen a cortezas de arboles, concretamente pinos, y a gasterópodos en los niveles bioclásticos superiores.

La edad de la Formación es Barremiense - Aptiense Inferior (Facies Weald).     


FORMACION ANTROMERO:    

Esta formado por un conjunto de materiales carbonatados y siliciclásticos con la siguiente sucesión estratigráfica:

Muro:

-    7,60 metros: Calizas margosas y margas grises con ostreidos y gasterópodos que pueden presentarse formando lumaquela. 
-      7,00 metros: margas con intercalaciones de calizas.
-       3,1 metros: Calizas arenosas laminadas.

Figura nº 20: Icnita de sauropodo.
También aparecen areniscas de grano fino con cemento carbonatado con fósiles de gasterópodos (cassiopidos y cerithiaceos) y ostreidos tipo exogyraa veces formando lumaquelas. Son facies de estuario lagoon en las que las areniscas con fósiles son la etapa inicial de la bioconstrucción y la lumaquela representa la etapa de colonización. Los biostromos están bordeados de margas y calizas margosas con gasterópodos (cassiopidos, cerithiaceos y nerítidos) y bivalvos que corresponden a facies de praderas de algas con gasterópodos. Las calizas bioclásticas y arenosas estratificadas en surco con gasterópodos y bivalvos, corresponderían a facies de barras de calizas generadas por tormentas.

-  11,80 metros: Calizas con bivalvos, gasterópodos y orbitolinas a veces en lumaquelas. Presentan icnitas de dinosaurios.
- 10,00 metros: margas y calizas margosas.


Corresponden a facies de llanura de marea terrígena y se trata de areniscas canalizadas con estratificaciones cruzadas y arenas y lutitas con estratificaciones flaser y lenticular, así como lutitas oscuras muy bioturbadas por raíces y animales. Se depositaron en un medio formado por llanura de marea terrígena surcada por canales de marea, llanura intermareal y/o marismas. Las calizas bioclásticas arenosas con estratificaciones cruzadas en surco y thalassinoides representan la llanura de marea en momentos con menores aportes de terrígenos.

Figura nº 21: Grandes bioturbaciones en el muro de un estrato.

-      5,00 metros: arenas finas amarillas con restos de vegetales y cantos blandos. Icnitas de dinosaurios sauropodos.

Figura nº 22: Huella de carga por pisada de dinosaurio.

-      11,20 metros: margas grises con calizas.

Figura nº 23: Arcillas negras con arenas. Estratificación muy deformada.  

-      3,80 metros: areniscas muy finas grises, calizas con pirita, calizas arenosas.

Figura nº 24: Tramo de arenas y arcillas con lignito de la Formacion Antromero en la Playa del Bigarral.

-      1,50 metros: margas grises alteradas con palorbitolina lenticularis.
-      5,00 metros: Calizas margosas grises con terebratulas 
-      4,50 metros: Calizas fosilíferas. 
-      2,00 margas con muchas orbitolinas

Las calizas con orbitolinas corresponden a ambientes ricos en nutrientes de plataforma marina restringida. Los caparazones se concentran por la acción del oleaje o débiles corrientes en ambientes marinos protegidos, someros, cálidos y fóticos. 
Figura nº 25: Acumulación de orbitolinas en la Formacion Antromero.

Las calizas bioclásticas con moluscos, foraminíferos y equinodermos corresponden a acumulaciones bioclásticas en una plataforma marina restringida con el fondo por debajo del nivel del oleaje. Las calizas bioclásticas con estratificaciones cruzadas en surco corresponden a barras bioclásticas en momentos de mayor energía del medio. Las calizas con rudistas y las margas con moluscos y braquiópodos corresponden a ambientes de menor energía con la instalación de parches de rudistas.

-   20,00 metros: Calizas arrecifales con Seudotoucasia santanderensisOrbitolina texanaCalizas de la Isla de Luanco.

Las calizas con rudistas en posición de crecimiento, las Calizas bioclasticas con moluscos y equinodermos y las Calizas con corales ramosos se formaron en ambientes de turbulencia variable y moderada tasa de sedimentación constituyendo parches biostromales con zonas.

Figura nº 26: Calizas de Luenco en la Isla del Carmen.

DESCRIPCION DEL RESTO OSEO ENCONTRADO:

El resto que se ha encontrado apareció en la Playa del Bigarral. Estaba suelto muy cerca de la discordancia del Cretácico Inferior con el Paleozoico en un pequeño desprendimiento (“argayu”) de niveles de arcillas arenosas negras procedentes de niveles pertenecientes a la Formación Peñaferruz, tal como se puede apreciar en la fotografía de la derecha:

Figura nº 27: Argayu donde se encontró el fósil. 

Se trata de una vertebra con una longitud de 11 centímetros tal como se puede ver en la siguiente fotografía:

Figura nº 28: Vertebra vista en un sentido vertical.

La vertebra de color marrón claro presenta algunos ostreidos blancos adheridos a la misma lo que indicaría que estuvo un tiempo expuesta en la superficie, posiblemente bajo el agua o en una zona de marea, antes de se enterramiento.

La forma general de la vertebra es ovalada con un diámetro máximo de 35 centímetros, con una zona central deprimida tal como se puede ver en la siguiente fotografía: 

Figura nº 29: Vista lateral de la vertebra.

Vista desde arriba la vertebra tiene una forma ovalada (por aplastamiento o por compresión dorso-ventral?) con un aro exterior muy resaltado y una central deprimida:

Figura nº 30: Medidas de la vértebra vista desde arriba.

La vertebra presenta un resalte en su área deprimida tal como se puede observar en la siguiente fotografía y las anteriores:

Figura nº 31: Otra vista del fósil. En este lado hay una mayor acumulación de ostras.

La vertebra tenia un apófisis tal como se puede apreciar en las anteriores fotografías, pero este elemento ya no existía cuando se encontró el fósil, debido a su fragilidad y al proceso de rodamiento que sufrió el fósil. Sin embargo si que en la base de este saliente se puede observar la estructura ósea de la vertebra: 

Figura nº 32: Vista de la union de la apofisis con el cuerpo de la vértebra. Se puede observar tejido óseo.

En la siguiente fotografía se puede ver la parte de la vertebra contraria a donde se sitúa la apófisis con un surco muy marcado a lo largo de la misma:

Figura nº33: Vista de la vertebra mostrando su zona ventral.

El fósil no se ha limpiado, con el objetivo de no producir ningún daño en el mismo, y conserva aun arcillas negras en las que estaba enterrado y sobre todo los ostreidos que tiene adheridos. Todo ello podrá ser investigado por especialistas que podrán aclarar si estos ostreidos eran de agua dulce, salobre o salada y de las arcillas se podrían extraer muestras para su análisis micropaleontológico y posterior datación.

Buscando por Internet no he encontrado mención de ningún resto directo de un gran vertebrado en el Cretácico Inferior de la Cordillera Cantábrica excluyendo la cita realizada por Pereda et al 2006 de restos vertebrales de un dinosaurio ornitópodo iguanodontido camptosáurido en la Formación Arcera (Grupo Cabuerniga) del Cretácico Inferior (Barremiense) de Aguilar de Campoo (Palencia) y a las tortugas dedl Hauteriviense-Barremiense citadas por Pérez-Garcia y Murelaga 2014 en Vega del Pas (Cantabria).  

En Igea (La Rioja) en el intervalo Barremiense-Aptiense de Cameros se han encontrado los restos de un pequeño dinosaurio ornistiquio: Hypsilophodon foxii, con algunas vertebras similares a la de Antromero. 

En Asturias Vullo et al 2009 describen una vertebra de la cola de un titanosaurio del Cenomaniense Medio-Superior de la Formación La Cabaña encontrada asociada a restos de otros vertebrados marinos y continentales (cocodrilos, plesiosaurios, pterosaurios, mosasaurios y otros dinosaurios) .

En el Cretácico Inferior de la Cordillera Ibérica si que son numerosas las citas de restos de dinosaurios en un arco que abarca desde Castellón hasta Burgos. En el Cretácico mas bajo (Barremiense y Valanginiense) solo se han encontrado icnitas, los restos oseos empiezan a aparecer en el Hauteriviense y son muy abundantes en el Barremiense. Casi siempre se trata de restos fragmentarios de terópodos, sauropodos, ornitopodos, algún anquilosaurio y un estegosaurio. En esta misma edad también se han encontrado dientes de espinosáuridos, dromaeosáuridos y otros.

Los restos óseos de saurópodos son escasos siendo el mas completo el Aragosaurus un titanosaurio del Barremiense Superior-Aptiense Inferior. Los iguanodontes se han citado en muchos yacimientos de la Cordillera Ibérica.

En Peñarroya de Tastavins (Teruel) se han encontrado los restos articulados de una cola de dinosaurio en la base de la Formación Calizas y margas de Chertdel Aptiense Inferior. Centros vertebrales de terópodos se han encontrado en el Cretácico Inferior  (Hauteriviense-Barremiense Inferior) de Galve (Teruel). Así mismo en La Cantalera (Teruel) en la Formacion Margas y Calizas de La Blesa (Barremiense Inferior) se han encontrado dientes de Terópodos (spinosaurios, bromeosaurios, carcharodontidos y velociraptores) en sedimentos de llanuras lutíticas y sistemas lacustres someros. En Mirambel (Teruel) también se han encontrado vertebras caudales de dinosaurios ornitópodos iguanodontidos del Barremiense, similares a la de Antromero. 

CONCLUSIONES:

En este articulo se cita por primera vez, en el Cretácico Inferior de Asturias un fósil de un resto óseo, en este caso  una vertebra, de un gran vertebrado. El fósil fue encontrado en un desprendimiento en el acantilado de Antromero en niveles de la Formación Peñaferruzdel intervalo Barremiense - Aptiense Inferior.

El fósil correspondería a un vertebra (caudal?) de 11 centímetros de longitud con forma ovalada con un diámetro máximo de 34/36 centímetros, con un eje mayor de 12 centímetros y un eje menor de 8,5 centímetros  

Debido a la complejidad de la paleontología de vertebrados mesozoicos y hasta que no sea estudiado por un experto no se ha podido clasificar el fósil, que en principio pienso que puede ser un dinosaurio  por la comparación de sus características morfológicas con las de otros restos óseos descritos en niveles equivalentes del Cretácico Inferior de la Cordillera Ibérica y por la presencia de icnitas de dinosaurios saurópodos en el Cretácico Inferior de Antromero (ver fotos del articulo.

El fósil será entregado a una entidad especializada en el estudio de grandes vertebrados mesozoicos para su estudio, clasificación y posible exposición publica.  

                       
CONCLUSIONS:

In this article, for the first time, in the Lower Cretaceous of Asturias, a fossil of a bony remnant, in this case a vertebra, of a large vertebrate, is cited. The fossil was found in a detachment in the cliff of Antromero in levels of the Peñaferruz Formation of the Barremian - Lower Aptian interval.

The fossil would correspond to a vertebra (caudal?) Of 11 centimeters in length with an oval shape with a maximum diameter of 34/36 centimeters, with an axis greater than 12 centimeters and a minor axis of 8.5 centimeters

Due to the complexity of Mesozoic vertebrate paleontology and until it is not studied by an expert it has not been possible to classify the fossil, which in principle I think can be a dinosaur by comparing its morphological characteristics with those of other bone remains described in equivalent levels of the Lower Cretaceous of the Iberian Range and by the presence of dinosaur sauropod icnites in the Lower Cretaceous of Antromero (see photos of the article.

The fossil will be delivered to an entity specialized in the study of large Mesozoic vertebrates for study, classification and possible public exposure.