miércoles, 22 de octubre de 2014

FAUNAS FOSILES DEL CRETACICO INFERIOR DEL PREBÉTICO DE OLIVA (VALENCIA)





En el Prebético del límite de las provincias de Valencia y Alicante la sedimentación cretácica comienza con unas formaciones detríticas muy fosilíferas. En este post describiré los conocidos yacimientos fosilíferos de Oliva (Valencia) y mostrare algunos de los ejemplares de fósiles recolectados en los mismos. Antes, y para una mejor compresión, trazare un bosquejo geológico de la situación de los mencionados yacimientos.   
SITUACION GEOGRAFICA
Los yacimientos visitados se localizan en unas antiguas explotaciones mineras al aire libre (canteras) que abastecían de material a la importante industria cerámica para la construcción que se llegó a desarrollar en Oliva (Valencia) y que actualmente se encuentran abandonadas. En la siguiente figura se puede ver el mapa topográfico (Terrasit) con la localización de las canteras visitadas a las que se puede acceder, desde Oliva, por el camino de Les Mines que desde el pueblo se dirige hacia la planta embotelladora de la Font d’ Om.
Figura nº 1: Mapa topografico con la situación de los principales afloramientos neocomienses.
En la siguiente ortofoto se puede ver la situación de las explotaciones mineras donde se encuentra excelentemente expuesto el Neocomiense   y sus accesos por el antes mencionado Camino de les Mines:
 
Figura nº 2: Ortofoto con la situación de los afloramientos neocomienses

GEOLOGIA:
La zona visitada se localiza en la terminación oriental de la Sierra de Gallinera que está formada por una gran estructura plegada el “Anticlinal de Oliva”, cuyo eje presenta una  dirección prebética (W-E) y vergencia al Norte. La estructura presenta su flanco septentrional fracturado y cabalgante y, a la vez, está afectada por las fracturas de dirección N – S que dan lugar al reborde costero mediterráneo mediante el hundimiento de los relieves mesozoicos bajo los depósitos cuaternarios de la Plana de Gandía – Denia. En la siguiente figura se adjunta el mapa geológico de detalle de la zona (SIGECO).
 
Figura nº 3: Mapa geológico de la zona con indicación de la situacion de los principales afloramientos

En esta zona, sobre los depósitos del techo del Jurásico formados por calizas y margas Portlandienses (J31-C11), se deposita una potente secuencia de sedimentos detríticos, formada por calcarenitas y areniscas calcáreas en la base y un conjunto de arcillas más menos margosas que en el MAGNA se divide en dos partes: un tramo inferior  formado por más de 100 metros de margas de color oscuro y un tramo superior formado por 50 metros de margas de tonos más claros. Sobre esta formación arcillosa se sitúa una potente formación calcárea compuesta por calizas bioclásticas y dolomías (C14 – 16) de edad Aptiense – Albiense y facies urgoniana.


En la Hoja de Benissa del MAGNA se describe el siguiente perfil estratigráfico levantado en la cercana localidad de Benimeli:
-          50 metros: margas astillosas grises y margas limosas del mismo tono con frecuentes nódulos de hierro y abundantes fósiles piritizados  (ammonites, gasterópodos, etc…).
-          15 metros: margas grises y negras con abundantes fósiles piritizados (ammonites, gasterópodos,..) Se incluyen cuerpos arenosos con abundante mica y glauconita.
-          25 metros: alternancia de margas y margocalizas grises con margas arenosas y biocalcarenitas con abundantes micas y glauconita. 
-          5 metros: margas grises y pardas.
En la siguiente imagen se puede ver la columna estratigráfica del Cretacico Inferior de la Hoja del MAGNA:
Figura nº 4: Leyenda de la Hoja del MAGNA
Estos materiales se depositaron en una plataforma externa abierta con aportes detríticos del continente. En la siguiente imagen se puede ver la interpretación de ambientes y facies durante el Neocomiense del Prebético.
 
Figura nº 5: Interpretacion ambiental
 
Figura nº 6: Disposición paleogeografica durante el neocomiense
 En la  imagen de la izquierda se puede ver la disposición paleogeografica de la Peninsula Ibérica  (imagen tomada de Colorado Plateau Geosystem) durante en Cretácico Inferior y como la zona de Oliva se encontraba en la plataforma continenetal del borde meridional de la Placa Ibérica.
 
 
 
 

La edad de estos sedimentos se considera pre-Barremiense – Aptiense Inferior y sobre ellos se sitúa una potente serie de calizas bioclásticas con orbitolinas y ostreidos formadas por acumulaciones de barras bioclásticas y parches arrecifales.

En la Provincia de Alicante, y durante el Neocomiense, la Zona Prebética presenta facies diferentes a las del resto de la Cordillera Bética, diferenciándose los siguientes ciclos sedimentarios:
-          Primer ciclo: comienza en los niveles de pisolitos ferruginosos del Oxfordiense Medio y finaliza en el hard ground del techo del Valanginiense Superior.
-          Segundo ciclo: comprende el Valanginiense Superior y el Hauteriviense.
-          Tercer ciclo: Se extiende desde el Barremiense hasta el límite Aptiense Inferior- Superior.
 
Figura nº 7: Perfil del Prebético de Alicante.
 
En la bibliografía geológica de esta zona raramente se utilizan unidades litoestratigráficas formales, sin embargo están definidas y son las siguientes de muro a techo, tal como se puede apreciar en la figura anterior:

-          Formación Sierra del Pozo: se define con este nombre al conjunto carbonatado y calcarenítico del tránsito Jurásico – Cretácico en el Prebético. La Formación se divide en dos miembros, uno inferior calizo margoso que en el perfil del Río Serpis alcanza una potencia de 400 metros y un miembro superior calcarenítico y areniscoso con un espesor de 75 metros en el mismo perfil. La edad de la Formación abarca desde el Portlandiense – Berriasiense para el miembro inferior al Berriasiense Superior – Valanginiense Inferior para el miembro superior. La Formación se depositó en un ambiente mareal de plataforma carbonatada que evoluciona a una plataforma abierta poco profunda y agitada.   

-          Formación Cerro Lobo: se deposita sobre el hard ground que marca el techo el miembro superior de la Formación Sierra del Pozo. La Formación se decide en dos miembros de desigual litología: un miembro inferior constituido por margas pardo-amarillentas con algunos niveles calizo-areniscosos con muy abundantes Exogyras, ammonites, equínidos (Toxaster), braquiópodos y lamelibranquios y un miembro superior formado por dolomías, calizas areniscosas y calcarenitas. Su edad esta datada mediante fósiles es Valanginiense Superior – Hauteriviense Basal  en el miembro inferior y se considera un edad Hauteriviense Medio – Superior para el miembro superior. Las margas de Exogyras se depositaron en un medio de plataforma marina abierta que hacia el Sur pasa a un dominio más pelágico con ammonites, mientras que el miembro superior se depositó en un sistema de barras con aportes terrígenos y bioconstrucciones.

-          Formación Los Villares: se caracteriza por presentar una alternancia de margocaliza y margas de color gris azulado depositadas en una cuenca marina de carácter pelágico. En la Sierra Mariola esta formación se sitúa encima del hard ground del techo de la Formación Sierra del Pozo y presenta un espesor de 200 metros con una abundante fauna de ammonites del Valanginiense Superior, Hauteriviense y Barremiense. En el Prebético Interno de Alicante las potencias varían entre los 50 y los 180 metros.

-          Formación Arroyo Los Anchos: está constituida por las calizas con rudistas y orbitolinas en facies urgoniana y se divide en dos miembros, uno inferior carbonatado y uno superior detrítico en su parte baja pasando a carbonatado (calizas con ostreidos) hacia el techo. Su edad es Barremiense – Aptiense Superior para el miembro inferior y Aptiense Superior – Albiense para el miembro superior.

En el siguiente cuadro pretendo resumir lo anteriormente dicho de una manera más gráfica:



En las antiguas explotaciones mineras de Oliva se beneficiaron niveles de margas grises que por sus características y contenido faunístico se pueden atribuir a la Formación Cerro Lobo en cambio lateral de facies con la Formación Los Villares del Valanginiense Superior – Hauteriviense- Barremiense. Se trata de margas grises limosas con abundantes micas y margas arcillosas muy fosilíferas. En la siguiente fotografía se puede ver el aspecto que presenta esta formación margosa y la superior calcárea en una de las canteras de Oliva.

Fotografía nº 1: Vista general del afloramiento

Estas formaciones se caracterizan por la gran cantidad y variedad de fauna fósil que contiene: Exogyras, ammonites de muy pequeño tamaño (a veces piritizados), belemnites, equinodermos, braquipodos, lamelibranquios, gasterópodos, orbitolinas y se mencionan dientes de tiburón que no he encontrado. En la siguiente fotografía se puede ver un detalle de estas margas grises con Exogyras:
Fotografia nº 2: Detalle de las margas grises con Exogyras
 
En el afloramiento pueden presentarse agrietadas como se puede apreciar en la siguiente imagen:
Fotografia nº 3: Detalle de las margas grises con grietas.
A continuación iré mostrando y describiendo los distintos tipos de faunas fósiles encontrados:
Exogyras:
Es uno de los fósiles más abundante, llegando a formar auténticos bancos en los niveles de margas más oscuras. Las Exogyras forman parte de un género extinto de ostreidos, típico del Jurásico y del Cretácico, pertenecen a la familia Gryphaeidae junto con el género Gryphaea con quien comparte características comunes. Los individuos del género Exogyra vivían en el fondo marino a poca profundidad y se caracterizaban por tener una valva izquierda enroscada en espiral y marcadamente ornamentada, que fijaría al molusco al sustrato y una de más pequeña que haría de tapa.
En las siguientes fotografías se pueden ver dos ejemplares de Exogyra encontrados en este yacimiento. En la primera fotografía se puede apreciar la forma típica de la valva izquierda, enroscada en espiral y la ornamentación de la misma.
Fotografia nº 4: Valvas izquierdas de Exogyras. En el ejemplar de la izquierda gusano serpúlido. 

En la segunda fotografía se puede ver, en el ejemplar de la izquierda, la valva derecha más pequeña que la izquierda y con su forma de tapa. En el ejemplar de la izquierda se aprecia un parasito pagado a la valva se trata de un serpúlido.

Fotografia nº 5: Valva derecha o tapa en el ejemplar de la derecha.
Fotografia 6: Gusano serpúlido

Los serpúlidos son anélidos poliquetos que construyen un tubo calcáreo en el que vive el gusano. Un extremo del tubo permanece abierto ya que por el mismo asoma la corona de tentáculos que sirven al organismo para su alimentación y respiración, tal como se puede apreciar en la fotografía de la izquierda. Estos organismos sedentarios tubícolas son muy comunes como incrustantes en las conchas de los invertebrados marinos actuales, como los mejillones, pero también aparecen en el registro fósil, aunque es raro verlos tan perfectamente conservados como los de las fotografías 4 y 5.     

Se conocen bioconstrucciones de serpúlidos desde el Devónico al Mioceno pueden desarrollarse en medio de lagoon o de plataforma externa con rangos de profundidad desde los 2 a los 200 metros. Se disponen como entramados de tubos de forma arborescente y crecimiento vertical con 1 o 2 metros de altura y varios cientos de metros de extensión horizontal.
Fotografia nº 7: Tubo de serpulido
En la  fotografía de la derecha se puede ver otro de estos parásitos sobre una pequeña exogyra. En el yacimiento de Oliva abundan los ejemplares de parásitos de este tipo.






Belemnites:
Figura nº 8: Reconstrucción de un belemnite.
Los belemnites eran un grupo extinto de moluscos cefalópodos similares a los calamares que se caracterizaban por presentar una concha interna con una estructura sólida en forma de bala conocida como “rostro” y que estaba situada en la parte posterior del animal. Esta estructura, formada por calcita sólida, fosiliza muy fácilmente y es el resto fósil más común de los belemnites. En la  figura de la izquierda se puede ver un gráfico con la reconstrucción de un belemnite:
Los rostros de belemnites son extremadamente abundantes en este yacimiento, normalmente aparecen sueltos y fragmentados entre las margas. En la siguiente fotografía se  puede apreciar un numeroso conjunto que incluye puntas (“balas de moro” o “puntas de rayo”) y otros fragmentos, en algunos de los cuales se puede ver su estructura interna. Naturalmente, sin disponer de un ejemplar más completo,  parece muy difícil llegar a clasificar estos fósiles, sin embargo en el Neocomiense son muy abundantes los belemnites del genero Hybolites.
En la siguiente fotografía se puede ver una selección de rostros de belemnites de este yacimiento, se trata de ejemplares de pequeño tamaño según se puede apreciar con la escala comparativa:

Fotografia nº 9: Selección de rostros de belemnites del Cretácico Inferior de Oliva.

En esta vista se distingue claramente que hay varias especies diferentes, la primera por la izquierda podría pertenecer al género Duvalia del Valanginiense-Hauteriviense, los demás podrían ser de los géneros Hybolites y Adiakritobelus muy abundantes en el Cretácico Inferior.
Fotografia nº 10: secciones longuitudinales de belemnites
Las estructuras internas de los rostros de los belemnites se pueden apreciar en esta otra imagen (Fotografia nº 10) correspondiente a ejemplares de belemnites de este mismo yacimiento que se parten con facilidad a favor de las hendiduras longitudinales, estas hendiduras que se pueden ver claramente en el cuarto ejemplar por la izquierda de la fotografía 9,  posiblemente se corresponden con marcas de aletas de estabilización del animal.
 

Fotografia nº 11: ejemplar de belemnite con muescas
Como curiosidad tengo que resaltar que he encontrado un ejemplar de belemnite que parece que presenta marcas o muescas (ver fotografía a la derecha) que corresponden a agujeros realizados por organismos perforadores como percebes o litofagos, lo que es indicativo de que el rostro pasó un largo tiempo expuesto en el fondo marino hasta su enterramiento y fosilización:


Fotografia nº 12: Union del rostro con el fragmocono.
En algunos de los ejemplares de belemnites encontrados en este yacimiento he podido observar la estructura cónica que sirve de unión al rostro del belemnite con su concha interna o fragmocono y tal como se puede apreciar en la  fotografía de la izquierda.






Ammonites:
Figura nº 8: Reconstrucción de un ammonite.
Otros fósiles muy abundantes en este yacimiento son los ammonites cuya reconstrucción, según Antonio del Ramo Jimenez, se puede ver en la figura 8. Los ammonoideos o ammonites son un grupo de moluscos cefalópodos extintos que se caracterizaban por presentar una concha planiespiralada con una ornamentación muy marcada consistente en costillas y suturas.
Estas últimas son las que se utilizan para identificar a los ammonites, pues cada uno tiene una sutura diferente de la de los demás. En la figura de la izquierda se pueden ver los distintos tipos de suturas según el orden al que pertenecen, observándose como se van complicando, según el ammonite va evolucionando hasta quedar como en la siguiente figura, tomada de la página web geocaching.com.


Figura nº 10: Tipos de suturas según el tipo de cefalopodo.

En este yacimiento se encuentra una gran variedad de ammonites. Son muy típicos los ammonites piritizados de muy pequeño tamaño, como los que aparecen en la siguiente fotografía con una escala para referencia:

Fotografia 13: seleccion de pequeños  ammonites piritizados del yacimiento neocomiense de Oliva.
Fotografía nº 14: Pequeño ammonite con costillas y suturas
Se trata de ammonites muy bien conservados con sus estructuras características muy bien conservadas. Por ejemplo las líneas de suturas se aprecian muy bien y tenemos varios ejemplos:como en la siguiente imagen se puede ver la fotografía de un ammonites con línea de sutura de tipo ammonitico y adorno de costillas.

En la siguiente imagen se puede ver otro ejemplar de ammonite piritizado, de muy pequeño tamaño, en este caso se diferencia del anterior en que no tiene la ornamentación de costillas y en que presenta  una línea de sutura de tipo ceratítico:
Fotografía nº 15: Pequeño ammonite piritizado sin costillas y con una sutura de tipo ceratítico.

Fotografia 16: Sifón de un ammonite
El excelente estado de conservación de algunos de los pequeños ammonites piritizados permiten apreciar otras estructuras caracteríticas de los ammonites, como el canal sifonal o sifón que se puede ver con claridad en la imagen de la izquierda.

 

 
Figura 17: tabique de separación de cámaras.

En la imagen de la derecha se puede ver, con dificultad debido a su minusculo tamaño, el detalle de un septo o tabique que separa distintas cámaras de un ammonite. Estas estructuras  presentan unos típicos repliegues que se reflejan en la parad exterior de la concha como las lineas de sutura que se han podido ver en las fotografías 14 y 15.
Fotografía 18: pequeños ammonites muy mal conservados. 

Además de los ejemplares piritizados que aparecen en las margas grises en los niveles de margas ocres y amarillentas que se sitúan encima aparecen gran cantidad de pequeños ammonites muy mal conservados tal como se puede ver en la fotografía de la izquierda.



En las calizas, que se situan a techo de las margas grises aparecen gran cantidad de ammonites de gran tamaño pero muy fragmentados, en la siguiente imagen se puede apreciar uno de los tipos más abundante y del que pienso , en base a los ejemplares que he encontrado, que puede tratarse o es afin al nautiloideo Cymatoceras neoconiensis del Barremiense Inferior.

Figura nº 19: Fragmentos de amonites

Fotografía nº 20: Fragmentos de ammonite.
En la siguiente fotografía se pueden ver más fragmentos  recolectados de otro de los ammonites muy abundante, y que  parece que puede ser afín al género Phyllopachiceras o al género Neocomites, hasta que pueda ver un ejemplar entero no podre precisar más
 
 
 
 

Además de los cefalópodos en este yacimiento aparecen gran cantidad de otros organismos fósiles, principalmente:
 
Bivalvos:
Fotografía nº 21: lamelibranquios piritizados de tamaño milimetrico
Como en el caso de los ammonites piritizados los ejemplares de bivalvos encontrados entre las margas son de muy pequeño tamaño como los lamalibranquios de la siguiente fotografía, correspondiente a un par de ejemplares piritizados de tamaño milimétrico.


Fotografía 22: Terebratura
Aparecen también braquiópodos como pequeñas terebrátulas como la de la fotografia de la izquierda, tambien aparecen  Rynchonellas estas ya de un tamaño superior y de un tipo similar a Lepidorynchia, tal como se puede ver en la siguiente fotografía:


 

Fotografía nº 23: Braquiopodos tipo rynchonella


Gasteropodos:
Aparecen también en formas de muy pequeño tamaño, normalmente como moldes o muy  con mala conservación como se puede ver en la siguiente fotografía:
 
Fotografía nº 24: Gasteropodo.
Equinodermos:
Fotografía nº 24: Erizo
Aparecen abundantemente pero en muy mal estado de conservación, salvo en algunos casos en que se les puede distinguir fácilmente: El ejemplar de la fotografía presenta una forma ovalada y acorazonada, un sistema ambulacral de tipo petaloideo abierto con los poros en forma de ranuras, en principio y a falta de un estudio más detallado se puede atribuir al género Toxaster abundante en el Cretácico Inferior.

  
Otros organismos:
También aparecen muy abundantemente entre las margas grises unos tubos huecos de difícil adjudicación. Se trata de formas cilíndricas huecas, con pared exterior lisa u ornamentada, tal como se puede ver en la siguiente imagen:
Fotografia nº 25: seleccion de tubos encontrados en las margas grises.

De los muchos tubos recolectados he podido distinguir los siguientes tipos de organismos
Fotografia 26: Tubos de gusanos serpúlidos actuales.
Tipo 1: Los tubos de paredes muy ornamentadas deben de pertenecer tubos de gusanos serpúlidos como los de la  fotografía de la derecha, aunque también podrían asignarse a tubos producidos por bivalvos excavadores.
Tipo 2: Tubos de paredes con anillos más espaciados también corresponderían a gusanos serpúlidos.
Tipo 3: Tubos lisos: podrían corresponder a escafópodos del tipo Dentalium.

RESUMEN:
En las canteras abandonadas del Camí de Les Mines de Oliva se encuentra una magnífica exposición del Neocomiense de la Zona Prebética de la Cordillera Bética. El afloramiento destaca por su gran contenido fosilífero, sobre todo en los niveles de margas grises con faunas de muy pequeño tamaño muy abundantes, compuestas principalmente por: ammonites piritizados o no, rostros de belemnites, tubos de gusanos serpúlidos, gasterópodos, bivalvos (braquiópodos y lamelibranquios) y erizos. En niveles calcáreos estratigráficamente más altos aparecen gran cantidad de ammonites de gran tamaño.
SUMMARY:
In the abandoned quarries Camí de Les Mines in Oliva is a magnificent exhibition of the Neocomian of Prebética Zone of the Betic Mountains. Upwelling is notable for its fossil content, especially in levels of gray marl with abundant faunas very small size, composed mainly by pyritized ammonites or not, faces belemnites, serpulid worm tubes, gastropods, bivalves (brachiopods and bivalves) and echinoderms. In stratigraphically higher levels calcareous lot of large ammonites appear.