sábado, 22 de febrero de 2014

EL BOSQUE PETRIFICADO DE ALPUENTE (PARTE 2)




RESUMEN:
En la anterior entrada de este blog (Enero 2014) se describió la geología de la Cubeta Sedimentaria de Titaguas – Alpuente y la estratigrafía del Cretácico Inferior que la rellena, incluyendo una descripción de las principales unidades litoestratigráficas existentes y de las condiciones sedimentarías y ambientales de su formación. En este contexto se describió un yacimiento de árboles petrificados localizado en la Aldea de El Chopo (Alpuente) proponiendo que muchos de los troncos allí encontrados pertenecerían al orden de las Arecales, familia Arecaceae (Palmae). Se complemento la descripción de los vegetales superiores fosilizados con la de la fauna de “comedores de plantas” que se desarrollo en una zona con tanto alimento disponible y concretamente el yacimiento de La Corcolilla con sus icnitas de dinosaurio.
Pero la Cubeta de Titaguas – Aras de Alpuente es superficialmente extensísima y geológicamente muy compleja, por lo que en la anterior entrada se quedaron muchas cosas por describir. Por eso este post continuaremos con la descripción geológica de la zona visitando un nuevo lugar paleontológico de gran interés. Se trata de un yacimiento de troncos petrificados que se localizan “in situ” y se presentan magníficamente expuestos y a diferencia de los troncos de la Aldea del Chopo, este yacimiento presenta troncos, posiblemente de coniferas, con las diferentes partes bien diferenciadas (corteza, albura, duramen) y anillos de crecimiento bien visibles.


TRONCOS PETRIFICADOS:

Además del yacimiento de La Aldea de El Chopo los restos de troncos fosilizados son muy abundantes por toda la Cubeta de Titaguas – Alpuente donde, como se describió en el post anterior, se depositaron sedimentos con facies de llanuras deltaicas con zonas de agua semipermanentes que podían funcionar como canales de marea o como zonas de inundación por las que fluían canales fluviales. Este medio sedimentario se desarrollo en un clima subtropical seco que fue humedeciéndose progresivamente durante el Cretácico, sin presentar estaciones marcadas, tal como parece indicar la ausencia de anillos de crecimiento en algunos de los árboles fosilizados.
La edad de los troncos fosilizados esta en discusión mientras que algunos investigadores asignan los terrenos de esta zona al Jurásico Superior, concretamente a la Formación Calizas, areniscas y arcillas de Villar del Arzobispo (Mas y Alonso, 1.983) del Titónico Superior–Berriasiense Medio, otros los asignan al Cretácico Inferior la Formación Arenas y arcillas del Collado (Vilas et al. 1982) del Hauteriviense – Barremiense.
Personalmente considero mejor la última opción, es decir los troncos petrificados de la

Fotografía nº 1: contacto Jurásico - Cretácico
Aldea del Chopo serian del Cretácico Inferior y el límite entre Jurásico y Cretácico lo situó, en esta zona, en el contacto entre unas calizas seudonodulosas con abundantes ostreidos y unas areniscas arcosicas con estratificaciones cruzadas, como se puede apreciar en la  fotografía nº 1 (a la izquierda).










En la siguiente figura se pueden ver uno de los troncos petrificados que se encuentran, haciendo las veces de de bancos, en la Plaza de La Real Villa de Alpuente.
 
Fotografia nº 2: Uno de los troncos colocados en la Plaza de Alpuente
Como ya se menciono en la Aldea del Chopo abundan los restos de vegetales superiores (árboles y otros restos) que se encuentran dispersos, en zonas de acopio de los restos del despedregamiento de las parcelas agrícolas, en el anterior post se han descrito estos fósiles y se han adjuntado numerosas imágenes de  los mismos, a modo de recordatorio adjunto la siguiente composición fotográfica con distintos ejemplares encontrados en la zona:

Fotografía nº 3: Composición fotografica con varios troncos petrificados de la Aldea del Chopo
Dadas las dudas que tengo sobre si los árboles petrificados son Araceas (palmeras), como yo pienso, o coniferas (pinos) como los consideran en la Universidad de Valencia, voy a colocar una fotografía con un detalle de un fósil que considero demuestra la existencia de araceas en el yacimiento de la Aldea del Chopo:
Se trata de unas areniscas micáceas de grano fino que conservan restos de varios tallos y la impresión de una hoja pinnada con nervios longitudinales que muy parecida a las hojas de las actuales palmeras o cicas.
Fotografia nº 4: Impresión de una hoja de plamera o cica (Aldea del Chopo)

En la zona de La Cañada Paris (Aldea de Baldovar) he encontrado otro ejemplar de tronco fosilizado (ver siguiente fotografía) muy parecido a alguno de los encontrados en el yacimiento de La Aldea del Chopo.
Fotografia nº 5: A la derecha tronco fósil de la Aldea del Chopo a la izquierda tronco de Cañada Paris

YACIMIENTO DE TRONCOS PETRIFICADOS DE LA YESA.

En La Yesa existe otro yacimiento de troncos petrificados diferentes de los descritos en Alpuente, primero por su posición estratigráfica: claramente en el techo de la Facies Weald (Formación Arenas y arcillas del Collado (Vilas et al. 1982) del Hauteriviense – Barremiense) como por el aspecto de los troncos muy diferente de los descritos en el post anterior.
El yacimiento se localiza en el termino municipal de La Yesa, muy cerca del límite del término municipal de Alpuente (ver figura nº 1), en el camino que bordea el Monte de El Cabezo (cota 1298 msnm) en el paraje conocido como El Cantalar. Para llegar al mismo hay que tomar el camino asfaltado de La Yesa a Ahillas y a la altura de El Castellar tomar el Camino de El Cabezo. El yacimiento se encuentra a la altura de las Minas de Caolín del Cabezo cuya posición se puede apreciar en la siguiente fotografia de el Monte de El Cabezo, tomada desde el Sur.


Fotografia nº 6: El Monte de El Cabezo

El yacimiento aflora en el talud que ha dejado la excavación realizada para hacer el Camino de El Cabezo por el que se sube a las explotaciones mineras y se extiende longitudinalmente un par de decenas de metros en la que aparecen varios troncos petrificados en el mismo nivel estratigráfico, tal como se puede apreciar en la siguiente fotografía:

Fotografía nº 7: Yacimiento de troncos petrificados.

Geológicamente, según nos indica el mapa geológico (Hoja 616 del MAGNA) de Alpuente, que se puede ver en la siguiente figura, el yacimiento se localiza a techo de la Facies Weald es decir de la Formación Arenas y arcillas del Collado (Vilas et al. 1982) del Hauteriviense – Barremiense, en el contacto con las margas, caliza margosas y calizas arenosas del Apítense (Miembro Malacara de la Formación Calizas con Rudistas del Caroch). Encima y tal como demuestra todas las minas de caolín existentes se situaría el Albiense de la Formación Arenas de Utrillas.



Figura nº 1: Mapa geológico de la zona (Hoja 616 del MAGNA)
Figura nº 2: Columna litologica de Alpuente
 En la siguiente figura de puede ver la columna litoestratigráfica del Cretácico Inferior de la Hoja de Alpuente con las distintas formaciones litológicas que aparecen en la sección estratigráfica del Monte de El Cabezo.  
Los troncos aparecen tumbados con distintas orientaciones aunque preferentemente con una dirección NW – SE, aunque aparecen algunos orientados prácticamente de Este a Oeste, como se puede ver en la siguiente fotografía. Se trata de troncos redondeados, aunque algunos aparecen aplastados, con un grosor de 20 a 30 centímetros y sin poder llegar a ver su longitud total de los mismos por disponerse transversalmente al camino.

Fotografía nº 8: Troncos colocados con distintas orientaciones

Son troncos de árboles muy diferentes de los encontrados en Alpuente (Aldea del Chopo y Cañada Paris) pues presentan una clara estructura con anillos de crecimiento y una corteza muy diferenciada, tal como se puede ver en las fotografías de los diferentes ejemplares que aparecen en el yacimiento y que a continuación describiré:


Fotografia nº 9: Tres troncos en la misma orientación.
Fotografia nº 10: Tronco aplastado
 En la siguiente fotografía (nº 10) se puede ver un primer plano del primer tronco de la derecha de la fotografia nº 9, se trata de un arbol de gran tamaño, aplastado por la presión litoestática, y en el que se puede apreciar la corteza y los anillos de crecimiento.



Fotografia nº 11: Destalle de otro de los troncos.
En la siguiente fotografía (nº 11) se puede ver un primer plano de un tronco que presenta un aplastamiento menor que el anterior, también se puede observar un importante desarrollo de la corteza y sus anillos de crecimiento. Tambien se puede observar la diferenciacion entre albura y duramen en la parte más interna del tronco
 El ejemplar de tronco fósil de la siguiente figura parece como si tuviera una estructura anular con varias capas: corteza externa e interna (floema), el cambium y la albura, tal como se puede ver en el esquema de la figura nº 3. También es posible que, como ocurre en la actualidad, el árbol sobreviviera a un incendio y generara una nueva corteza quedando la huella de la anterior superficie cortical carbonizada.

Fotografía nº 12: Ejemplar de tronco petrificado con varias capas muy bien diferenciadas.

Figura nº 3: Seccion tranversal de una conifera
Fotografía nº 13: Tronco con la corteza muy desarrollada
 El siguiente tronco, aunque se encuentra en el mismo nivel estratigráfico, presenta una orientación distinta a los descritos hasta ahora, no se observa bien porque esta manchado de barro, pero también se aprecia una gruesa corteza y una estructura anular con la diferenciación de la albura y el duramen.

Fotografia nº 14: Tronco de pequeño diámetro.
El ejemplar de la siguiente fotografía (nº 14) es el que presenta un menor tamaño de los existentes en el afloramiento y una estructura interna un poco extraña con los anillos de crecimiento muy apretados hacia la parte superior supongo que por efecto del aplastamiento provocado por su enterramiento.    
Todo parece indicar que los troncos cayeron y fueron arrastrados hasta el lecho en el que aparecen depositados, entonces la pregunta es ¿dónde estaba el bosque en el que vivían y se desarrollaban?, la respuesta es rápida: en el mismo lugar donde han aparecido



Las calizas arenosas, a techo de las cuales se localiza el horizonte estratigráfico con los troncos, se sitúan, mediante un contacto brusco y erosivo, sobre unas margas grises en las que he encontrado gran cantidad de raíces fosilizadas, como se puede ver en las siguientes fotografías, esto seria indicativo de que sobre estos sedimentos margosos se desarrollaba una abundante vegetación de la que formarían parte los árboles cuyos troncos se encuentran fosilizados. 


Fotografía nº 15: Nivel de margas grises con raices
Fotografia nº 16: Enraizamientos en las mismas margas grises
Estratigráficamente la serie en la que se localizan los troncos petrificados es que se puede ver en la siguiente imagen y se describe a continuación:

Fotografía nº 17: Afloramiento donde se localiza el yacimiento con los troncos fosilizados

Fotografia nº 18: Cata en busca de caolín.
En el muro y sobre un tramo de arenas blancas de tamaño de grano medio a grueso con laminaciones horizontales y cruzadas que ha sido objeto de investigaciones mineras mediante catas (ver fotografia nº 18 a la izquierda) pese a que geologicamente no se encuentra en la formacion productiva (Facies Arenas de Utrillas) que aparece más arriba, se localizan un par de metros margas grises que se ven en la fotografía anterior (nº 17).
Encima de estas margas grises, y mediante un contacto neto y posiblemente erosivo, se depositan unas calizas arenosas duras de color marrón claro con abundantes restos de lamelibranquios y bioturbaciones (ver fotografía nº 19) A medio metro por encima de este contacto con las margas grises, se localiza el nivel en el que se encuentran los troncos, que contiene algo de margas grises azuladas. 

Fotografía nº 19: Caliza areniscosa con grandes lamelibranquios.
Encima del nivel de los troncos aparecen unas calizas margoarenosas grises finamente estratificadas y calizas arenosas grises laminadas, con abundantes restos de lamelibranquios como la que se puede ver el la fotografía de la siguiente fotografia.

Fotografía nº 20 Caliza gris fosilifera.
Fotografía nº 21: Nivel de calizas de pátina marrón
 A techo de estas calizas grises fosilíferas, aparecen calizas arenosas marrones oscuras, bioturbadas, que lateralmente pueden pasar a calizas microconglomeráticas con clastos de cuarzo. Forman un nivel muy continuo que se puede seguir por todo el Monte de El Cabezo. Pertenecerían al Miembro Malacara de la Formación Calizas con Rudistas del Caroch y su edad seria Aptiense.

 El nivel donde se encuentran los troncos se acuña lateralmente llegando a desapacer y situandose estas calizas marrones a situarse directamente encima de las arenas caolíniferas.

No he podido ver lo que hay a techo del nivel calcáreo, por estar cubierto por los derrubios de las canteras de caolín. Pero por la presencia de estas explotaciones mineras supongo que por encima habrá arenas caoliniferas y arcillas, como las que se pueden ver en esta fotografia que corresponde a una de las canteras del Monte de El Cabezo.

Fotografía nº 22: Cantera de caolín abandonada. A techo las Calizas de Aras de Alpuente.
Así pues, la secuencia estratigráfica donde se localizan los troncos petrificados, es una típica secuencia transgresiva que comienza con un banco de areniscas blancas, caoliníferas, de grano medio a grueso con niveles de gravas y conglomerados cuyo medio de sedimentación es claramente continental. Por encima se sitúa un tramo de margas grises con restos de raíces de plantas que corresponderían a sedimentos de llanuras de inundación vegetadas. En la figura nº 4 se puede ver una reconstrucción de este tipo de ambiente sedimentario. 

Figura nº4: Paisaje del transito Jurásico - Cretácico
Sobre estas margas grises y por medio de un contacto neto y erosivo (el nivel de margas grises inferior desaparece lateralmente), se sitúan unas calizas arenosas con gran cantidad de lamelibranquios lo que nos indica que hemos pasado a un nivel claramente marino posiblemente una zona de playa donde se acumularían los troncos de los árboles que crecían en las llanuras de inundación adyacentes y que llegarían hasta la misma arrastrados por las corrientes fluviales. La presencia de microconglomerados en los carbonatos nos indicaría que estaríamos muy cerca, posiblemente en el lateral de la desembocadura de un canal fluvial. 

Un compañero de trabajo, profesional forestal, al que pregunte si le parecia que los fósiles podian ser coniferas,  al ver las fotografias de los troncos me ha indicado que uno de los ejemplares presenta una estructura similar a la de algunos especimenes de pinos actuales que han sobrevivido a incendios forestales. El ejemplar es el de la fotografia nº 12 que vuelvo a poner resaltando la marca que podria atribuirse a la dejada por un incendio.
Fotografia nº 23: Ejemplar con una marca asimilable a dejada por los incendios en pinos actuales
De ser correcta la suposición, estariamos ante un incendio forestal acaecido en la Comunidad Valenciana en el Aptiense Inferior, hace 125 millones de años, lo que no seria extraño si consideramos que el clima en la época era subtropical seco y la abundante vegetación existente.  
 CONCLUSIONES:   

El yacimiento de arboles petrificados de La Yesa es uno de los más completos y bien expuestos de la Provincia de Valencia, tanto por la calidad  de sus fósiles como por lo magnificamente expuestos que se encuentran. Los árboles eran coniferas que crecieron durante el Barremiense en un ambiente deltaico en la parte superior de la Formación Arcillas y Areniscas del Collado (Facies Weald). En la figura nº 5 se puede ver un esquema litoestratigrafico del Cretácico Inferior de la Cuenca Iberica Suroccidental donde se localizaba la Cubeta sedimentaria de   Titaguas - Alpuente.

Figura Nº 5: Esquema litoestratigrafico del Cretácico Inferior de la Cuenca Iberica Suroccidental
CONCLUSIONS:
The deposit of petrified trees of La Yesa is one of the most complete and well exposed in the Province of Valencia, both for the quality of its fossils as so magnificently that are exposed. The trees were conifers that grew during the Barremian in a deltaic environment on top of the clays and sandstones of Collado Formation (Weald facies) . Figure nº 5 you can see a Lower Cretaceous lithostratigraphic scheme of  Iberica Southwest sedimentary Basin I, where Titaguas- Alpuente bucket was located .